viernes, octubre 17, 2008

Ya




Me Digo despacito, para no despertar demasiado, que vienen cosas buenas. Es que se han entretenido por el camino bajo un árbol grande, a decidir quién se dará primero.

Les digo que a mí me da igual, que lo que quiero es que vengan; ya, sí puede ser, pero me miran con ojos furtivos sin hacerme apenas caso.

Yo les pongo canciones y sonrisas como anzuelos en el agua, por ver si pican temprano, que el primer sol con ellas hace la andadura suave.

A veces, cuando salgo a regar el jardín, encuentro sus pasos revueltos en la puerta de casa, como si no hubiesen llegado a un acuerdo en cuanto a las prioridades, otras veces veo llamadas perdidas sin mensaje, y sé a ciencia cierta que han sido ellas en sus eternas elecciones.

Esta noche saldré a ver la luna grande que mengua y si el viento me trae sus discusiones, iré a por ellas, que ya no espero más.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me siguen sorprendiendo tus palabras claras, sencillas, perfumadas como una siesta de verano.
Abrazo desde Rosario, Argentina.
Adela.

2:26 a. m.  
Blogger ferfo said...

Adela, un placer saber de ti.

Besos

11:51 p. m.  
Blogger ybris said...

Vendrán, seguro.
Pero mejor si vas por ellas.

Un abrazo.

8:24 a. m.  
Blogger Chalá perdía said...

Las cosas buenas son un poco tímidas, diles dónde guardas la llave a ver si se te cuelan y son ellas las que te despiertan.

10:05 a. m.  
Blogger Sasian said...

pues deben estar todas revoloteando en tu casa, porque por la mía no hay ni rastro...por eso he decidido salir a buscarlas yo...así que date prisa que si no cuando salgas a por ellas las habré acaparado todas yo.

un abrazo

11:14 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Pincha k te subo